Figura 6. Este diagrama muestra las dificultades que enfrentan los gemelos idénticos monocoriónicos cuando el blastocisto (una etapa del desarrollo embriónico que parece una bolsa, vea 6-A, TC) entra en el útero materno y se incrusta en el recubrimiento nutritivo (DB). En esta etapa cada gemelo está representado por unas cuantas células (las dos masas celulares interiores – ICM). En un embarazo sencillo (no se muestra) la placenta probablemente se desarrollará normalmente (grande, con un cordón umbilical en la mitad de la placenta) si el polo que contiene la masa celular central entra primero el revestimiento uterino. Cualquier rotación del polo del blastocisto que contiene la masa celular interior resultará en una placenta más pequeña y defectuosa. Debido a que las células que se desarrollan en gemelos monocoriónicos se asientan en extremos opuestos (polos) del blastocisto, al tiempo que las células de un gemelo se incrustan perfectamente (6 - B), las células del otro gemelo se alejan del recubrimiento que proporciona los nutrientes provenientes de la madre. Por lo tanto, todos los implantes de blastocistos de gemelos monocoriónicos, representan un arreglo y son propensos a desarrollar placentas más pequeñas y compartidas inequitativamente por los gemelos. EE = glándula endometrial; UV = vaso sanguíneo uterino (Diagrama cortesía del Dr. Emanuel P. Graciano)