Figura 3. Esta es una placenta de un embarazo TTTS que se perdió a las 21 semanas de gestación antes de poder empezar algún tratamiento. Ambos gemelos tenían cordones umbilicales que eran velamentosos y conectados en extremos opuestos de la placenta. Los gemelos tenían conexiones vasculares múltiples entre ellos (arteria a vena en su mayoría), pero éstas estaban conectadas en un ecuador vascular (señalado por las flechas) que estaba descentrado, lo que provocó una distribución asimétrica (80% vs. 20%) de la placenta por parte de los gemelos. (Foto cortesía del Dr. Julian E. De Lia)